La Gloria de las Palabras

Microrrelatos, relatos y poesía

Mi viejo chucho querido

Deja un comentario

Cuando le encontré en la calle,

era verano y dormía,

ajeno al correr del mundo,

hambriento y sin compañía.

 

Le arropé con mil cuidados,

sangraba por una herida,

estaba débil y enfermo,

necesitaba comida.

 

Mi viejo chucho querido

se acurrucaba en mi falda,

sentía  yo su cariño,

me entregaba todo el alma.

 

Con sus ojos azabache,

brillantes como una llama,

me miraba con dulzura

y me rozaba con su pata.

 

Yo adoraba sus caricias

cuando mi pena asomaba,

sabía todos mis secretos,

podía hablarme sin palabras.

 

Mi viejo chucho sin nombre,

era sabio como el tiempo,

había conocido el hambre,

el dolor y el desaliento.

 

En los días de tormenta,

vigilaba mi morada,

era fornido y valiente,

cual titán en la batalla.

 

¡Qué suerte tuve querido,

de encontrarte aquella noche,

de cruzarme en tu camino,

cuando sólo eras un chucho

soñoliento y malherido!

Un viejo chucho sin nombre,

que vagaba por el día

y dormitaba en la noche.

 

 Y ya en su lecho de muerte,

cuando su vida expiraba,

pude leer en su rostro,

me decía que me amaba.

 
Se fue contigo un amigo,

mi compañero del alma.

 

© 2017 La gloria de las palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s